10 4 / 2014

Este es uno de los trabajos de los que me siento más orgullosa. Fue realizado el verano del 2013 y tiene muchas horas de esfuerzo, buena onda y muchaaaaaaaaa música! puestas con el fin de poder mostrar un reflejo de lo que es nuestra música chilena! Disfruten….. 

17 3 / 2014

Acá la entrevista que le hice a mi coterránea, ex compañera de colegio, actual bronce en Esgrima en los ODESUR 2014 y orgullo Patagón… Pía Montecinos. 

———————-

image

Nacida y criada en la austral región de Aysén, ha practicado por casi 10 años la esgrima. Una vida llena de sacrificios, derrotas y victorias  ha tenido  esta deportista que dio sus primeros pasos en programa piloto realizado en Coyhaique.

Por Carolina Gallardo

Con una imponente infraestructura y situado en la comuna de Ñuñoa, el Centro de Entrenamiento Olímpico, alberga a cientos de jóvenes deportistas día a día con el fin de que puedan entrenar  con un solo objetivo en mente; Ganar. Muchos de ellos han sacrificado familia, tiempo libre y estudios. Todo con la firme convicción de poder ser deportistas de alto rendimiento y ser capaces de representar a su país a nivel sudamericano, panamericano y mundial.

En este gran edificio se encuentra, Pía Montecinos, quien a sus 29 años es parte de la selección nacional de esgrima.  Han pasado más de 10 años desde que se inició en esta disciplina deportiva, que al principio era “sólo una actividad extracurricular, que tenía en el colegio”, historia muy similar a la de los tantos deportistas que hoy entrenan con ella en el CEO.

Desde sus inicios en la escuela de esgrima de Coyhaique, la que además es la primera de la disciplina en Chile, cuenta que lo que más la atrajo y entusiasmó en esa época eran “los viajes, que sólo eran dentro de Chile, y poder competir representando a mi colegio y a Coyhaique”. Sin embargo recuerda también que como parte de este programa, que se inició como piloto, tenía que entrenar, pero por la edad “el entrenamiento no era tan fuerte, sino que era más un hobby”. Pero con el tiempo, y al mejorar los resultados y el nivel, los horarios se hacían más exigentes y los entrenamientos más frecuentes.

Con solo 13 años y un nivel de entrenamiento que le permitía viajar representando a su región a nivel nacional, Montecinos cuenta que tuvo que sacrificar muchas cosas de la niñez con el fin de lograr sus objetivos como deportista “viajaba casi todos los fines de semana a Santiago a competir y desde los 15 años comencé a competir a nivel sudamericano, lo que significaba viajar fuera de Chile” Lo que le impedía, muchas veces tener un fin de semana, normal, con las amigas y fiestas. Incluso “perdía muchas clases por los viajes, me quedaba fuera de muchas cosas que pasaban en el colegio y con mis amigas” Sin embargo hoy al mirar hacia atrás, y al hablar de las decisiones tomadas, señala que “No me arrepiento, porque el deporte me abrió muchas puertas, he conocido muchos lugares, siempre los pro han sido muchos más que los contras

El gran salto desde Coyhaique a la selección nacional no estuvo exento de dificultades. En Santiago “las cosas fueron duras, no nos recibieron bien, nos molestaban por ser del sur y era complicado”  Ella llegó al seleccionado junto a un grupo de compañeros de la escuela y cuenta que tenían un buen nivel, les iba bien en las competencias y eso “molestaba, llegamos a revolucionar un poco a los santiaguinos”. Pero con el tiempo, el camino se fue suavizando y como todos los niños crecieron ella y sus compañeros, por lo que la convivencia se fue dando sola y mejorando con los años.

Reconoce que el ser deportista le ha ayudado mucho en su vida personal, “uno se cae muchas veces antes de ganar” lo que,  según ella le da otra perspectiva a la vida, con mucha más perseverancia y esfuerzo. De derrotas sabe, como en toda disciplina, pero de triunfos también y en ese aspecto recuerda uno de sus logros más queridos “Fue un panamericano, y estuve en el podio con una canadiense, y una gringa y yo una chilena, fue un buen momento”  también agrega que finalmente  todas las victorias tienen algo especial.

La Pía, como le dicen sus amigos, reconoce también que la época más bonita en cuanto a competencias era la juvenil. Hoy en la selección adulta, y ranquiada segunda a nivel nacional, advierte que hay mucha más en juego, tanto a nivel personal como a nivel deportivo, “ahora si no te va bien, te quitan todos los beneficios, hay mucha más presión y se pierde un poco lo entretenido del deporte”.

Como muchas cosas, el deporte nacional también tiene un lado B que es conocido en ciertos niveles por la opinión pública. Los constantes problemas que existen por la falta de auspicios y apoyos, además de uno que otro escándalo económico, ha llevado a poner urgencia y especial atención en estos temas. Incluso y para alivio de muchos, recientemente el gobierno del Presidente Sebastián Piñera, promulgó la ley que crea el Ministerio del Deporte, que hasta hoy solo existía como Subsecretaría,  lo que genera esperanza en este grupo de personas que día a día entrenan solo por el orgullo de representar a la bandera tricolor por el mundo, buscando más que una medalla o una copa, dejar el nombre de Chile por lo alto.

Pía no es ajena a esta realidad y sobre la falta de auspicios y apoyos estatales cuenta, “es súper difícil para todos, es muy desordenada la cosa acá. Y no importa si te va bien como a Tomás González, por ejemplo, hay mucho desorden. De repente nos avisan de un día para otro que viajamos, a veces lo hacemos sin viatico, entonces hay que aperrar no más”  lo más triste es que, como ella misma reconoce, los deportistas se acostumbran a este desorden y dejan de pelear por que las cosas mejoren.

Según Montecinos, el tema pasa por una mala administración “Se pierden muchas lucas, eso da rabia y hasta desmotiva a los que  estamos acá y son muchos los que se van por esto” La crítica que no sorprende es cuando habla de que todos los auspicios son para los deportes más populares, como el fútbol “que se lleva una parte importante del dinero”  No obstante esto lejos de desmotivarla la anima a ser una mejor deportista. “Yo no lo hago por la plata, sobre todo en el esgrima, que muchas veces se empieza por hobby, y como a mí me gusta, me apoyen o no lo voy a seguir practicando”.

Considera que la esgrima es una disciplina muy especial, porque permite la práctica del mismo a pesar de los años, “imagínate, yo tengo casi 30 y aún sigo competiendo”. Y como asegura le gusta su deporte lo puede seguir haciendo, por mucho tiempo más, además el ser un deportista de alto rendimiento le ha permitido desarrollar ciertas cualidades como la perseverancia, la tolerancia a la frustración, que le han ayudado a lo largo de su vida, además agrega que “hay que ser súper valiente igual, porque de repente en los viajes te encuentras solo, en un lugar diferente con un idioma que no hablas y hay que tener la valentía para soportar ese tipo de situaciones”. Al mismo tiempo señala que la esgrima necesita de cierta astucia “para leer los movimientos del oponente”  elasticidad y fortaleza mental. Y resalta el apoyo del equipo médico del Centro de Alto Rendimiento que está pendiente de cada deportista. Además su rama cuenta con entrenadores para cada arma, y con especialistas que ayudan a los seleccionados a mejorar su ataque.

A la hora de hablar de temas más personales, Montecinos reconoce que sus papás han sido un gran apoyo en esta carrera deportiva, “Ellos me animaban a viajar, a entrenar. Cuando uno es chico a la primera derrota quiere dejar todo, pero mis papás siempre estuvieron ahí alentándome. Han sido muy importantes en este proceso”. Actualmente Pía se encuentra estudiando Ingeniería Comercial, pues como muchos deportistas se dio cuenta lo difícil que es vivir del deporte en nuestro país y relata su momento de quiebre “En los Panamericanos de Río en el 2007, estudiaba Educación Física, y no me preocupaba mucho por la plata o el estudio, y cuando me fue mal, me quitaron todos los beneficios. Ahí me di cuenta que esto estaba  mal y que tenía que preocuparme de mi vida futura, en ese momento todavía me enfocaba mucho más en el deporte que en otra cosa”. Finalmente a la hora de tomar decisiones pesó más el futuro que cualquier otra cosa, ella tiene muy claro que debía darle otro rumbo a su vida, pues el deporte no es para siempre y cuando no lo tenga más “debía tener un soporte que me permita vivir tranquila”.

El deporte, no ha sido obstáculo para poder disfrutar de lo que un joven “normal” hace, reconoce que en los viajes hay tiempo para todo, “se puede carretear, conocer, pero siempre nuestro primer foco es la competencia, pero todo se puede equilibrar”. Sobre la relación con otros deportistas, es clara en señalar que “Hay de todo, depende el deporte, hay algunos más competitivos que otros. Pero en la esgrima es distinto, somos amigos, pero en la competencia obvio que somos rivales”

Como todo deportista de alto rendimiento, reconoce que su sueño, como el de muchos es poder llegar a una cita olímpica, ella ya ha estado presente en tres panamericanos, pero también indica “que es súper difícil, para la esgrima sobretodo, clasificar a los olímpicos” pero no pierde la esperanzas, pues señala que, “el esgrima es un deporte súper longevo y si uno se mantiene bien entrenando, al ser más viejo te da más experiencia, lo que es súper importante en este deporte”.

Finalmente, lo que respecta a la participación del Estado en políticas deportivas es  enfática en señalar que “las autoridades se suben al carro de la victoria no más, siempre el fútbol es primero y la mayoría de los recursos son para ellos” y a la larga esto trae como consecuencia la desmotivación de otras disciplinas “y afecta finalmente al entrenamiento, aunque se han mejorado algunas cosas, como con el CEO, donde tenemos mejor infraestructura para muchas disciplinas”.  Según ella misma reconoce, otro factor que resulta desmotivador es que “mientras a uno le va bien, están todos contigo, pero si te va mal, olvídate, te quitan todos los beneficios, las becas, todo”  Lo que a ella le genera ruido, pues “los ciclos de los deportistas son de 4 años, que es el tiempo que hay entre una olimpiada y otra y hay curvas de entrenamiento, y hay periodos que uno rinde menos y eso los dirigentes no lo entienden”

Pero reconoce que más que un tema de plata, lo que debería solucionar en primer lugar el Ministerio del Deporte es la administración, “todos esperamos que el nuevo ministerio venga a solucionar los problemas administrativos, las malas gestiones que son las que repercuten en que no haya plata para algunos deportes”

Son cerca de las dos de la tarde y Pía ha terminado su jornada de entrenamiento, la que se extenderá por todo el feriado de las fiestas patrias, pues tiene una competencia la última semana de septiembre, pero ya después de 15 años en el deporte no le apena perderse una fiesta o un feriado pues tiene claro que el alto rendimiento exige sacrificios, pero que estos se ven altamente compensados al momento de pisar un podio con la estrella chilena en el pecho hinchado de orgullo.- 

07 11 / 2012

Me puse, por obligación, medio geek… o sea trato, acá mi blog de periodismo tecnológico y científico

07 11 / 2012

del recuerdo

del recuerdo

25 9 / 2012

Reportaje de fin de curso Reportaje Fotográfico II